lunes, 21 de febrero de 2011

Opinión - Desempolvar el patriotismo

(Publicado en La Nación, 21.02.2011)


Me encanta la propuesta del Ministerio de Educación y Cultura, encabezado por el Ministro Luis Riart, de incentivar el patriotismo en los niños y jòvenes, ahora que estamos a pasos de celebrar el Bicentenario. Ademàs de realizar festejos, engalanar las fachadas de casas e instituciones pùblicas, alindar edificios històricos y aprovechar para arreglar unos cuantos espacios que se estàn cayendo a pedazos, es una excelente idea desempolvar el patriotismo.

Hay que volver a sentir a la patria en el corazòn, cantar el Himno con ganas, respetar los sìmbolos patrios, honrar la memoria de los hèroes; de todos, incluidos los civiles. Este pequeño territorio, ha tenido a lo largo de su historia, gente valiosa, que dió su vida por defender la soberanìa. Sòlo hay que volver la vista atràs para comprobar cuàntos niños, mujeres y hombres han puesto su pecho como escudo para frenar los atropellos externos.

Estoy segura que cada familia, tiene como mìnimo un hèroe militar o civil en su familia o entre sus antepasados paraguayos (o extranjeros afincados en el pais) que han peleado desde la època de la Independencia, en la Guerra de la Triple Alianza o en la Guerra del Chaco. Tambièn estàn los hèroes anònimos que ayudaron a levantar este pais, desde sus diversas actividades. Empezar por honrar sus memorias, ayudarà a los niños y jòvenes a valorar màs a su patria y a recuperar valores como el respeto hacia los mayores. En esto es fundamental la ayuda no sòlo de los maestros, sino de los padres, abuelos, tìos, amigos... hay que rescatar la memoria de los seres queridos que han forjado nuestro pasado.

Yo tengo entre mis tesoros, la memoria de tres afectos fundamentales en mi vida, que pueden ser considerados hèroes civiles: mis abuelos Segundo Gayoso Mancuello, lisiado de la Guerra del Chaco y Federico Leguizamòn Sosa, Capitan de la misma contienda. Su hijo, Santiago Leguizamòn Zavàn, siguiendo su ejemplo de vida, ha preferido la muerte fìsica a la muerte ètica, y hoy es uno de los baluartes caidos en la lucha contra la mafia fronteriza. Pero a casi veinte años de su asesinato, no hay justicia y casi no hay recuerdo de su entrega.

Tambièn he tenido el placer de conocer a otros hèroes civiles fundamentales en la historia cultural del pais como Augusto Roa Bastos, Josefina Plà, Agustìn Barboza, Ana Iris Chavez de Ferreiro y otras mentes brillantes que pusieron su arte al servicio del pais. Rescatar su legado es tambièn honrar a la patria

Apoyo totalmente la propuesta del Ministro Riart, que los chicos vistan la Albirroja, que les pongan equipos de sonido en los recreos, intercalando el tipo de mùsica que les gusta con canciones que hablen de amor a la patria, que les permitan investigar sobre las personalidades que màs los atraiga, que se pinten la cara con los colores de la bandera, que vivan en sus aulas la euforia sana de celebrar la libertad, en libertad.


No hay comentarios: