martes, 27 de octubre de 2009

Relatos sueltos - Villa Hayes


De "Micro-relatos para Julietta"

La luna de plata se miraba en tu río, y los niños contaban cuentos de aparecidos y de hadas, mientras otros cantaban en rondas o alrededor de minúsculas fogatas.

Al amanecer, blanquísimos jazmines poblaban los caminos, hacia las escuelas, bañados de sol o chapoteando en los charcos... El aire era limpio, con perfume a aromitas, a campos verdes y huertas frescas. Reinaba el más precioso silencio sólo interrumpido por el canto de las aves, el paso de los barcos , el ruido de los remos, los chapuzones y los juegos en el agua.

La balsa y las canoas te hacían cercano el camino hacia el otro pueblo, Piquete Cué, al otro lado del río....

Luego hicieron un gran puente, para unir los territorios divididos y los canoeros fueron quedando sin conchabo.

Los niños han crecido y han migrado, el río es un espejo que mancharon sin piedad, y el aire... el aire siente escupidas de carbonilla y acero.

Se ha roto el paisaje, se ha muerto el hechizo.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Relatos sueltos -" La abracé con tanta fuerza"


De "Micro relatos para Julietta"

(Ilustración obra de Mònica Giordano)


De pronto la encontré en mi casa, y la llené de besos y abrazos.
La apreté tan fuerte que ella me dijo que le hacía doler el brazo. Era el izquierdo, lo recuerdo bien. No se veía feliz como siempre, estaba muy callada, como preocupada por algo.
Se dejó mimar, apretujar, querer… quiero que te quedes conmigo, le dije, y ella no respondió. Quiero que te quedes, abuela, voy a comprarte un remedio para que no te duela el brazo, voy a llevarte al médico…Por favor, regresa a casa.
Cuando desperté ya no estaba. Recordé su visita cuando me lavé la cara, en el lavatorio del baño. Ella volvió a mí, pero sólo en sueños… y me quedé con la emoción anudada en la garganta.