lunes, 12 de diciembre de 2011

Entrevista - Gladys Carmagnola


Gladys Carmagnola, ganadora del Premio Roque Gaona 2011

¿De lodo, miel y lágrimas?”,

el libro que le trajo alegría


El poemario místico fue finalista de un importante galardón en España y tiene una Mención de Honor en el Premio Nacional de Literatura.


Su poemario místico “¿De lodo, miel y lágrimas?”, solo le da alegrías. Con este libro, Gladys Carmagnola fue finalista del XXVIII Premio Mundial Fernando Rielo, en España, consiguió una Mención de Honor en el Premio Nacional de Literatura 2011 y ahora acaba de lograr el Premio Roque Gaona, dotado de 6.000.000 de guaraníes. Generosa en poesía, en palabras de afecto para todos, y en agradecimiento a lo que le brinda la vida, la escritora paraguaya disfruta de su excelente momento personal.


-¿Qué sentís?

-Felicidad, mucha felicidad es lo que siento. Hace bastante ya he entrado en lo que aprendí a llamar “la edad de las aceptaciones”. Y si acepto absolutamente todo, ¿cómo no acatar con la máxima dicha esta alegría que mi trabajo me brinda? Amén de sentir una estimulante palmada, bien fuerte, en el hombro, todo premio literario puede orientarnos acerca de cómo vamos por la senda elegida. Con respecto específicamente al Premio Roque Gaona, me complace muchísimo que la familia Gaona Giardino –afectuosos herederos de un gran hombre– haya perseverado en el aporte de su empresa Fénix SA de Seguros y Reaseguros a la literatura a través de la Sociedad de Escritores del Paraguay otorgando un hermoso trofeo además de un premio en metálico, en un acto entrañablemente emotivo con gente hasta de pie en un salón repleto en el que se rindió también un homenaje a nuestra gran escritora Raquel Saguier(+). Me emociona recordar a quienes valen.


-¿Es un libro bendecido “¿De lodo, miel y lágrimas?”? También estuvo a pasos de ganar el Premio Nacional de Literatura...

-No sé de cuántos kilómetros habrán sido los pasos, pero sí: le han dado una mención de honor que me honra de veras. Sin duda, desde mi óptica “¿De lodo, miel y lágrimas?” es un libro especialísimo en mi obra total. Lo afirmo sin rubor porque como autora sé cuánto estuvo en juego en el itinerario que me llevó a concretar una obra específica. Por el tema, nunca antes impreso como único en mis poemarios; por haber podido superar los 700 versos con ritmo y rima (elegidos) en seis días; por haber llegado a finalista en un premio mundial de poesía en España; haber obtenido una mención de honor en el Nacional y ahora el “Roque Gaona” mediante dictamen unánime de un jurado de entendidos en la materia, creo que la bendecida soy yo, a través de mi obra.

HILO EN EL CARRETEL

- ¿Cómo cierra tu año?

-Ha sido un año de múltiples preocupaciones, aunque también de gratificaciones muy estimulantes en lo personal. Lo social me tiene bastante desasosegada como a la mayoría de las personas conscientes. Sin duda, hubiera podido lograr más, sobre todo haber dejado pruebas de más circunstancias por las que vamos atravesando dificultosa pero valientemente. Por otra parte, he podido comprobar otra vez que la vocación que me tiene ocupada desde hace más de medio siglo es una de las pocas, si no la única por la cual se te aplaude, se te felicita y hasta se te premia. De modo que ha sido un año fructífero en lo personal, aunque aún tenga una deuda conmigo misma, que no he logrado saldar. Y espero no acabe tan pronto el hilo de mi carretel para seguir... seguir...¿puedo decir “aportando”?

-¿Cuáles son tus proyectos futuros?

-Ante todo, continuar con vida para cumplir el compromiso asumido un lejano 2 de enero, dar cuanto pueda de mí en todos los órdenes y recibir no más de lo que me corresponda, sin permitirme dejar excesivos recuerdos negativos de mi tránsito. Además, llenar los meses de febrero y octubre (son los que me faltan) con la presentación de uno de los seis libros inéditos que aguardan en mi inteligentísima compañera de viaje.

No hay comentarios: