viernes, 9 de abril de 2010

Relatos sueltos - Todos los cielos


De "Micro-relatos para Julietta"

A Yayita, Naita, Mercedes y Dominga.

Solíamos acostarnos boca arriba en el patio y pensábamos que ese cielo inmenso, tapizado de estrellas, era sólo para nosotras.

Que cada sitio tenía su propio cielo, y por ende, sus propias estrellas. ¿Y la luna?, que tenía un costado para cada lugar, y ese, con las sombras con forma de conejo, era nuestra para siempre.

Rondábamos alrededor de los ocho años, con mis queridas amigas y la fantasía era el regalo cotidiano de nuestra infancia.

No hay comentarios: